El lenguaje de la colaboración: Cómo crear ambientes agradables para colaborar


Tu tienes un superpoder. Puedes generar la colaboración. Y lo puedes hacer en unas cuantas palabras. Cuando tu equipo de trabajo trabaja en sincronía, los artefactos están en todas partes: en documentos escritos, documentación de diseño, videos pregrabados y todos los tipos de lienzos digitales que pueda imaginar. Pero los artefactos no generan la colaboración, tu si.


Toda comunicación involucra un remitente y un receptor. A veces hay más de un receptor. Es el trabajo del remitente ser entendido, no el trabajo del receptor el entender. Siempre que trabajes en colaboración con otros, eres el remitente. Como remitente, tu creas y das forma al espacio colaborativo. Y el lenguaje de la colaboración genera confianza y crea espacio para los demás.


Las dos formas de interpretar una misma oración


La misma oración se puede redactar de dos maneras: subjetivamente u objetivamente.


Dicho de forma subjetiva: "Creo que esta es una buena elección".

Dicho de manera objetiva: "Esta es una buena opción".

Cada enfoque crea un contexto colaborativo diferente.


La declaración subjetiva se presenta como una opinión. Esto invita a la colaboración. Las opiniones se pueden explorar, cuestionar y cambiar.


La declaración objetiva se presenta como un hecho. Esto cierra la colaboración. Adoptar una posición contraria a un hecho es una dinámica diferente a adoptar una posición contraria a una opinión.


Frases para establecer opiniones y empezar la colaboración

Genera confianza con tus colaboradores (la frase que te da superpoderes)

 

Frases para establecer opiniones y empezar la colaboración


El significado deseado podría ser "(creo) que esta es una buena elección". Pero dejarlo sin decirlo e implícito pone en el receptor la responsabilidad de entenderlo correctamente. Y cuando se trabaja de forma asincrónica, y con colaboradores con diferentes antecedentes culturales, idiomas o habilidades físicas o mentales, esto conduce a malentendidos, tensiones y exclusión.


En su lugar, use frases como:

  • "Creo que…"

  • "Siento que…"

  • "Para mí, esto se siente..."

  • "No estoy seguro…"

  • "Me preocupa que..."



Considere estas dos citas:

“En el primer trimestre, el 10% de nuestros clientes utilizaron esta función. 23 clientes compartieron sus comentarios diciendo que les resultó difícil comenzar. La incorporación es confusa. Cuando miro la versión de la Competencia de esta función, ellos hacen mucho más que nosotros para crear momentos de aprendizaje. Necesitamos hacer lo mismo."

La primera cita establece una serie de hechos:

  • El 10% de los clientes utilizó esta función en el primer trimestre

  • A 23 clientes les resultó difícil empezar

  • La incorporación es confusa

  • El competidor hace más para crear momentos de aprendizaje en su función paralela

  • Necesitamos crear más momentos de aprendizaje en la incorporación


"En el primer trimestre, el 10% de nuestros clientes utilizaron esta función. 23 clientes compartieron sus comentarios diciendo que les resultó difícil comenzar. Creo que la incorporación es confusa. Cuando miro la versión de la Competencia de esta función, siento que ellos hacen mucho más que nosotros para crear momentos de aprendizaje. Creo que deberíamos explorar hacer lo mismo."

La segunda cita separa los hechos de las opiniones:

  • El 10% de los clientes utilizó esta función en el primer trimestre

  • A 23 clientes les resultó difícil empezar

  • Siento que el competidor hace más para crear momentos de aprendizaje en su función paralela

  • Creo que la incorporación es confusa

  • Creo que deberíamos explorar la creación de más momentos de aprendizaje en la incorporación

La primera cita crea un espacio colaborativo limitado. Es prescriptivo e implícitamente cierra los puntos de vista contrarios. Si alguno de los colaboradores no está de acuerdo con la acción propuesta (“crear momentos de aprendizaje en la incorporación como lo hace el competidor”), entonces tiene que retroceder y argumentar su caso desde una base objetiva.


Este último crea un punto de partida para la colaboración. Establece una base objetiva a partir de la cual se desprende la opinión, y enmarca las opiniones como una interpretación personal que debe ser explorada, construida o cuestionada por completo.


Alguien podría sugerir: "¿Quizás no sea la incorporación la culpable, sino la arquitectura de información subyacente a la función?" O pueden responder que, "Lo que hace el competidor me parece una solución para un problema diferente al que estamos tratando de resolver".



Boom. Colaboración con la que todos pueden sentirse bien.

 

Genera confianza con tus colaboradores (la frase que te da superpoderes


Algo complicado es que cada disciplina (diseño, ingeniería, finanzas) tiene sus propias mejores prácticas y reglas generales. Como grupo, una disciplina puede compartir una comprensión objetiva de estas cosas. Pero fuera del grupo, es posible que estas cosas no se conozcan o no se entiendan como las mejores prácticas o reglas generales, lo que significa que algo que se declara de manera objetiva puede ser interpretado por alguien fuera del grupo como "una opinión subjetiva, declarada de forma objetiva".


Esto crea un entorno de colaboración para la tensión, ya que cada colaborador malinterpreta y cuestiona al siguiente. Si alguien expresa una opinión como un hecho, ¿Cómo van a saber los demás que las cosas expresadas como hechos son en realidad hechos y no opiniones enmarcadas como hechos para influir en el contexto colaborativo a su favor?


A veces, esto significa mirar hacia atrás en su propio trabajo para aquellas decisiones que sabe que se basan en una mejor práctica, pero que pueden ser vistas como subjetivas para aquellos que no están familiarizados con esas mismas mejores prácticas. Hacer emerger estos momentos con razones concretas ayuda a hacer explícitas estas decisiones implícitas.


Con el tiempo, esto genera confianza.


Tenga en cuenta que con la confianza vienen atajos. Cuanta más confianza haya establecido un grupo, más atajos tomará en su lenguaje en torno a la colaboración. Pero cada vez que el grupo cambia de alguna manera, ya sea un nuevo miembro del equipo o un nuevo espacio de proyecto, o cuando el grupo está colaborando con otros fuera del grupo, es fundamental utilizar el lenguaje de la colaboración para mantener un entorno colaborativo positivo.


Algunas de las mayores barreras para la colaboración es la sensación de que la contribución de uno no es significativa, que no se buscan comentarios o que uno no está capacitado para contribuir.


Puedes crear espacio para la colaboración con una sola frase:

"¿Qué opinas?"


Esta frase marca el momento como punto de partida para la colaboración. Es una invitación. Es una garantía de que la retroalimentación es valorada y deseada.

"¿Qué opinas?" es un superpoder.

9 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo